Episodio #8: Puerto Madryn o la ciudad del Nuevo Mundo

Français

Fui de Córdoba a Puerto Madryn de una sola vez, sin noche, sin descanso. La aventura comenzó en un domingo por la mañana muy temprano, 5:37 para ser exacta, después de celebrar el cumpleaños de Nelson, mi anfitrión y amigo de Córdoba. Elegí mi destino buscando ofertas de autos que salieran de esta ciudad. Puerto Madryn sonaba bien. Que dice « puerto » dice « mar » ; que dice « mar » dice « playas »… Mi conductor se llama Pablo. Me explicó en una ardua y argot español que llegó para comprar un coche viejo en Córdoba, es por esto que arrastra un remolque en lo que yace su hallazgo. El viaje será largo… De hecho, 1.350 kilómetros, el GPS anunció 15 horas, la realidad fue de 22 horas, y todo eso en el calor sofocante. Rodar de Córdoba a Puerto Madryn durante el verano, es como permanecer en un horno a 180° (precalentado) durante un día. El sol trabaja en equipo con la longitud de las carreteras que son sin fin y sin una curva a cientos de kilómetros, donde sólo unos pocos helechos sirven como decoración. Este paisaje desértico es un paraíso de la pampa, pero somete a prueba dura a cada hombre que trata de cruzarlo. El tiempo terminó parando, todo ralentizaba, los minutos del GPS pasaban más lentamente, la música estaba lenta, Pablo deceleraba, se durmió. Estábamos perdiendo la energía de nuestra motivación por la mañana mientras la magnitud del viaje despertó por nuestra conciencia. Este momento de desaceleración nos llevó de vuelta a la realidad: la ruta ganaba.

epi8.1

Finalmente llegué a las 3 en la mañana, me desplomé hasta el despertar, descubrí la madre, la abuela y el abuelo de Pablo sentados en el desayuno, y los niños frente al compu. En esta casa familiar, cuatro generaciones viven juntos. Su vida cotidiana está marcada por las citas de comida, donde todos se reúnen alrededor de mesas grandes. El ambiente es agradable y acogedor. Tengo suerte que me ofrecen a quedarme todo el tiempo que quiera. Entonces, desde una semana estoy acogida y alimentada en esta amigable casa, y soy considerada un miembro de pleno derecho de la familia. Prima, tía lejana, sobrina, cualquiera sea el nombre, crearon un lugar para mí en casa, que me encantó ocupar con ellos.

epi8.2

Visitar Puerto Madryn me impactó! Es un pequeño pueblo costero que se parece a un par de cuadras lanzado en paracaídas en un desierto árido y pedregoso como el Karakum. En el siglo XIX, los conquistadores del « nuevo mundo » – creyendo en la caridad de sus acciones – se hacen avanzar en una tierra cruda, mascando su desierto con edificios de ladrillo dispuestos en calles paralelas, empujando una naturaleza seca y salvaje, así como sus pueblos primitivos. Las creencias humanas cambian, el medio ambiente natural se ajusta. En el Museo del Hombre y el Mar de Puerto Madryn, ubicado en un edificio que no se ve, el tema se discute admirablemente, destacando la razón de ser de la ciudad, su evolución, sus puntos fuertes y sus defectos.

epi8.3

Para mantener esta nueva civilización, un sistema económico está construido. Aquí se vive de la pesca y desde 1974 del aluminio. En Puerto Madryn, Aluar es el mayor grupo de fabricación de aluminio en la provincia, que emplea a más de 1.200 personas. ISO 9001 y ISO 14001 enmarcado en la entrada (con la traducción en inglés por que los turistas captan el significado), la compañía mantiene con orgullo los recursos financieros de la ciudad y en toda la provincia de Chubut. Moderna, viviendo, siempre en evolución, el grupo reinvierte en parques eólicos y siempre está buscando para actualizar sus recursos energéticos.

epi8.4

Pero no nos preocupemos, la naturaleza no ha boicoteado por completo Puerto Madryn. Este es también el nuevo mundo de los animales! A 70 km de la ciudad, Península Valdés es un lugar privilegiado para los pingüinos que se alojen en el año, elefantes marinos y lobos que están expuestos en una fila en las playas, y orcas que vienen por un festín de vez en cuando.  » Algunos turistas han estado esperando durante tres días, pero aún no las han visto! Es una cuestión de suerte! “, nos ha dicho. En nuestro caso, se planificó solo una tarde. Aunque tenemos el deseo ardiente de vislumbrar una orca – o incluso para asistir a una escena de degustación de lobo – nos contentamos con los pingüinos, estos pequeños pájaros encantadores, leales, lindos, valientes y sin miedo, acercándose a un metro de espectadores. Antes del baño de lobos y el bronceado de los elefantes marinos, aprovechamos el panorama para algunos juegos tomando mate. Cansados, todo el mundo quiere ir. Insisto hacer una última foto de recuerdo en esta tierra idílica ; uno de nosotros da la vuelta, entonces parece! Inesperada, sorprendentemente, majestuosa, trata de respirar en la superficie del agua, a lo largo de la playa, navegando, zigzagueando cerca de su presa: la orca. Para nuestro deleite, ella nos hizo el honor de hacer el pino – cola en el aire, sumergiéndose en las profundidades del mar, delante los ojos de los pocos afortunados del lugar que la admiran.

epi8.5

Por último, la paciencia paga. No hay presión, no hay expectativas, viene la realización de nuestros deseos, cuando nuestra felicidad se adapta a lo que la naturaleza se digna a darnos.

Une réflexion sur “Episodio #8: Puerto Madryn o la ciudad del Nuevo Mundo

  1. Ping : Episode #8 : Puerto Madryn ou la ville du nouveau monde – Globe Bikeuse

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google

Vous commentez à l’aide de votre compte Google. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s